COVID-19: Toma de Decisiones en Medio de la Incertidumbre

Linda Ebner Erceg, RN, MS, PHN
November 2020

Es una pandemia. Nadie sabe lo suficiente.
Dicen que puede durar de 12 a 18 meses. Quizás más.
La información cambia día a día. A veces más rápido.
Hay una complicación pediátrica que no se anticipó.
COVID cambió los planes del campamento, pero ¿será un cambio permanente?
Nuestra viabilidad económica está amenazada.
. . . Solo quiero saber qué debo hacer.

Estas frases y otras resuenan entre los profesionales de los campamentos mientras continuamos lidiando con la toma de decisiones sobre nuestros programas de campamentos. Los programas de primavera se abandonaron hace mucho tiempo y, para algunos, también las sesiones de verano. La angustia de intentar tomar buenas decisiones, templada por responsabilidad social y preocupación por la salud de los campistas y el personal, se vuelve más desafiante debido a consideraciones económicas. Para algunos, una decisión de “ir, no ir, tal vez ir” podría significar que el campamento deje de existir. Para otros, la decisión arruina años de cultivar relaciones con clientes; ¿Volverán los campistas y sus familias si el campamento no vuelve a ocurrir el próximo verano? También tocó al staff, especialmente a los que ocupan puestos de liderazgo. ¿Podrán encontrar trabajo en otro lugar, arriesgando así su regreso cuando, o si es que, el campamento opere en 2021?

La negociación de la incertidumbre, un componente significativo de la pandemia de COVID-19, está poniendo a prueba nuestra capacidad y energía necesaria para responder. Mientras que algunos profesionales del campo lo están haciendo bien, otros tienen dificultades, a menudo importantes. Hay muy poca evidencia para guiar tomar decisiones, pero hay que tomarlas. Los campistas quieren saber; también sus padres. El personal, especialmente el que regresa, está esperando para hacer planes. Se necesitan suministros, pero dada la vulnerabilidad de las cadenas de suministro, ¿estarán disponibles? Otros actores, desde las compañías de seguros hasta la oficina de correos, también se interesan por las decisiones de los campamentos. Ya sea abierto, cerrado o proporcionando una experiencia de campamento híbrida en 2021, la gestión de un campamento ha cambiado como resultado de las experiencias de COVID-19.

Dada la variación de la información y su falta de previsibilidad, ¿qué parámetros utilizan los profesionales de los campamentos para tomar decisiones en un entorno tan inestable y cambiante? Un tema consistente es que los profesionales de los campamentos consideran una serie de factores antes de tomar su decisión de "ir, no ir, tal vez ir". He aquí algunas de esas consideraciones, haciendo hincapié en el hecho de que no hay una única respuesta correcta. Los campamentos varían demasiado; atraemos a diferentes clientes, estamos en diferentes zonas geográficas con diferentes apoyos, y nuestros programas son diferentes. Pero todos parecen tener en cuenta lo siguiente:

  • La fase de recuperación de la ubicación geográfica del campamento, así como las comunidades de las que proceden los campistas y el personal. La recuperación por fases está diseñada para facilitar una vuelta gradual a la normalidad (sea cual sea la normalidad) al tiempo que se evita que la curva del COVID abrume los apoyos médicos y se protege a las personas vulnerables hasta que se desarrollen y estén disponibles una vacuna y un tratamiento adecuados. Además, los CDC y otros recursos de asesoramiento aconsejan que el campamento no se abra hasta que la comunidad de campistas pueda funcionar en la segunda o tercera fase de recuperación.
  • La tolerancia de los padres al riesgo que podrán dar a su hijo una experiencia de campamento. Algunos padres son más reacios al riesgo que otros. Además, los padres deben entender que un campamento determinado puede minimizar los riesgos de la COVID-19, pero no podemos eliminarlos. El riesgo de exposición existe, hasta que el grupo esté adecuadamente inmunizado y/o se desarrolle la inmunidad de rebaño (así lo creemos actualmente). Ese plazo se extiende, como mínimo, hasta la primavera de 2021.
  • La capacidad del campamento para listar los problemas de salud que eliminan a algunos campistas y al personal. Las políticas de los padres deben describir o enumerar el tipo de problemas de salud que indican que un niño determinado no debe participar en el campamento e indicar a los padres de estos niños que consulten al médico del niño para obtener la autorización (permiso) para asistir. Documente este permiso médico y proporcione a este médico la información de contacto de un profesional del campamento que pueda responder a las preguntas relacionadas con la toma de esta decisión. Lo mismo se aplica al personal. Utilizando los materiales de reclutamiento del personal, recuerde al staff que debe tener en cuenta su estado de salud, especialmente si tiene algún problema de salud que afecte su respuesta a COVID-19, de una manera que sea sensible a las regulaciones estatales de empleo.
  • La fiabilidad de los suministros críticos del campamento, como el acceso a comida, al adecuado equipo de protección personal (PPE, siglas en inglés) y a una comunidad médica capaz de responder a las necesidades de COVID. Esta consideración incluye la evaluación de las redundancias integradas en la cadena de suministro de los proveedores de los campamentos.
  • La capacidad de ofrecer un menú de experiencias de campamento. El verano 2020 demostró una variedad de opciones tanto para mantenerse en contacto con los campistas y el personal como para ofrecer una programación. Aunque a menudo se utiliza la tecnología, lo que se ofrece en un campamento depende de la capacidad (tiempo y habilidades) del personal del mismo. Puede que valga la pena contemplar algunos aspectos de esta situación en 2021, especialmente cuando las familias se plantean si están dispuestas a volver a participar en las experiencias del campamento. Ofrecer un menú de opciones de campamentos, opciones que van más allá de las fechas de las sesiones, puede también tender un puente entre el campamento y su futuro, al involucrar a los participantes durante todo el año, manteniéndolos así conectados al campamento.
  • La necesidad de fuentes de ingresos adicionales. Si bien es cierto que la experiencia de un campamento en persona sigue siendo lo más deseable, parece que es prudente considerar la posibilidad de reforzar el flujo de ingresos del campamento con programas y servicios adicionales. Entre las ideas para ampliar los ingresos que surgen del verano pasado se encuentran el alquiler de cabañas para grupos familiares, la oferta de programas diurnos para los padres locales que trabajan (empleados esenciales), la venta de productos horneados de la cocina y la colaboración con la educación de la comunidad local para impartir cursos que utilicen las instalaciones del campamento. 

COVID-19 es un laboratorio vivo. Ha desafiado nuestra percepción clásica de la experiencia de los campamentos y nos ha dado la oportunidad de pensar de forma no convencional. Sin embargo, desde el punto de vista de la salud, también ha puesto a prueba a los profesionales de los campamentos. Afrontar el estrés supone un desgaste, tanto si el factor estresante es bueno como si es malo. Nuestros comportamientos a menudo lo indican:

  • No dormimos bien.
  • Nuestro patrón de alimentación se ve alterado.
  • Nos volvemos menos pacientes y más irascibles.
  • Nos resulta más difícil reunir energía para hacer cosas, incluso las que solían ser bastante agradables.

El autocuidado es importante. De hecho, es fundamental si ya se han presentado en su vida algunos de esos comportamientos que indican menos capacidad para afrontar las situaciones. Algunos profesionales de los campamentos hablan de que la ausencia del estrés del verano les permitió tener tiempo para atender sus propias necesidades. En todo caso, tal vez nuestra experiencia con el COVID-19, independientemente de cómo se responda a ella, nos ha enseñado el valor del autocuidado. Somos profesionales acostumbrados a ayudar a los demás, acostumbrados a resolver los problemas con el lema "la responsabilidad termina aquí" y, a menudo, a trabajar con pocas horas de sueño y una nutrición afectada. Es posible que el COVID-19 haya cambiado esa dinámica, ya que las presiones cotidianas han disminuido y han dejado tiempo para dar paseos ocasionales por el entorno natural, comer sin interrupciones o reencontrarnos con el silencio.

Sí, el 2020 tuvo sus momentos de estrés, pero hay que reconocer la otra cara de la moneda. También ofreció la oportunidad de tener ideas novedosas y descubrir experiencias que, de otro modo, nunca habrían surgido. Como resultado, el 2020 podría considerarse un "año sabático", un tiempo en el que lo habitual dio paso a lo inesperado, eliminó parte del control y proporcionó tiempo para descubrir diferentes formas de hacer campamento.

La experiencia de este año nos hizo más conscientes de lo que significa tener un campamento saludable y nos ofreció una miríada de opciones para lograr ese objetivo. De hecho, la consideración de esas opciones se extenderá hasta el 2021. Por ejemplo:

  • Suponiendo que la vacuna de COVID-19 esté disponible, revise la política de inmunización de su campamento. ¿Podría necesitar una revisión?
  • ¿Necesita atención su plan de enfermedades contagiosas? En el sitio web de la Asociación de Enfermería de Campamentos (ACN) (campnurse.org) hay un libro blanco actualizado para 2020 sobre este tema.
  • ¿Se necesitan cambios en los exámenes médicos del día de apertura, o se necesitan adaptaciones en la forma en que se agrupan los campistas y el personal, especialmente cuando están muy cerca de otros (por ejemplo, en el comedor; en la convivencia de cabañas; en los juegos de grupos grandes)?
  • Tal vez sea necesario revisar los protocolos médicos del centro de salud para que las personas que presenten síntomas sospechosos sean aisladas más rápidamente.
  • ¿Es necesario institucionalizar las conductas de protección, como el lavado de manos y el protocolo para toser y estornudar, a través de la supervisión, para minimizar los potenciales brotes?

Revise ahora estas y otras estrategias para su campamento. Realice los cambios necesarios para entrar en 2021 en una posición fuerte, preparado para lo que pueda ocurrir. Colabore con otros, padres, personal, campistas, profesionales médicos, para que su campamento sea una experiencia saludable para todos. Recuerde que estamos juntos en esto. Una experiencia de campamento saludable no tiene por qué recaer únicamente en los hombros del profesional del campamento. Invite a otros a participar en la búsqueda también. Luego, respire profundo una vez más, para usted mismo.