Adaptarse a los Retos y Volver con Fuerza: El Personal del Campamento y COVID-19

Katie Johnson
Lauren Kennedy
May 2021
Staff Overlooking Lake at Sunrise

En años normales, los campamentos pueden contar con varias tendencias para dotar de personal adecuado a sus programas. Entre ellas se encuentran:

  • Un grupo estable de personal que regresa, con personal veterano que a menudo sirve de mentor a los colegas más jóvenes.
  • Miembros clave del personal de mayor edad que puedan aportar la sabiduría, experiencia y temperamento que el personal más joven puede carecer.
  • Una fuente de personal internacional, que a menudo aporta experiencias y habilidades únicas a cambio de la oportunidad de viajar a EE.UU.

Hay muchas razones para esperar que cada una de estas tendencias pueda verse afectada en el verano de 2021. No sólo el personal internacional no podrá, o no querrá, viajar, sino que, si lo hace, pueden producirse alteraciones en los planes de viaje y en las fechas de llegada. Sigue existiendo incertidumbre sobre si cambiarán las regulaciones en torno a los viajes y qué podría pasar si el personal internacional contrae el COVID-19 mientras está en el campamento.

Además, dado que la última temporada fue un fracaso para muchos campamentos, es posible que esta temporada haya menos personal que regrese, y los que vuelvan podrían estar oxidados en sus habilidades o conocimientos, lo que significa que se reducirán las oportunidades de aprendizaje entre pares.

Además, el personal veterano, especialmente el que ve el trabajo en el campamento como un semi-retiro o una segunda profesión, puede ser reacio a trabajar si aún no ha sido vacunado. Los profesores que suelen incorporarse al personal de los campamentos durante el verano también pueden estar agotados de este último año escolar, que no ha sido una tarea fácil.

Así que, aunque los campamentos se enfrentan a algunos retos adicionales de contratación este año, el consenso parece ser que hay muchos jóvenes dispuestos a trabajar en campamentos. De hecho, teniendo en cuenta los cierres y otras restricciones que los jóvenes han vivido recientemente, es posible que estén más que deseosos de vivir la experiencia de trabajar en un campamento. Los campamentos deberán tener cuidado de contratar a candidatos de calidad con una diversidad de habilidades y puntos fuertes, y no limitarse a engrosar sus números contratando a tantos jóvenes como sea posible.

Así es como Meredith Stewart, antigua directora de campamentos y actual asesora de Redwoods, describe el reto:

Si tienen dificultades para incorporar personal internacional, los campamentos pueden optar por contratar a dos personas jóvenes, entusiastas e inexpertas, en lugar de incorporar a un miembro de más edad, más experimentado y potencialmente más caro. Pero este no es el año para confiar en personal novato. Vamos a necesitar contar con personas que sepan exactamente lo que hacen para poder recrear una cultura de seguridad y responsabilidad.

Los campamentos deberán centrarse en varias áreas clave a la hora de abordar la dotación de personal para el próximo verano, entre ellas

  • Enfocarse en la experiencia. Contratar personal de liderazgo probado y comprometido con el éxito del campamento.
  • Invertir en el personal. Es posible que los campamentos tengan que pagar más por personal experimentado; hay más valor en la perspectiva que aportan que en la simple contratación de alguien que solo haga acto de presencia.
  • Ajuste la capacidad si es necesario. Debido al coste añadido del personal con experiencia, los campamentos pueden tener que planificar equipos más pequeños, y menos campistas como resultado.
  • No subestime la carga de trabajo. Aunque contemplemos equipos más pequeños o costes de personal más elevados, también debemos reconocer que la COVID-19 puede suponer presiones adicionales para los empleados del campamento. Hay que hacer más limpieza y desinfección. Los campistas y/o el personal pueden enfermar. Y los campamentos también pueden perder más personal de lo habitual por motivos de salud emocional.

Dado el enorme golpe financiero que recibieron muchos campamentos en 2020, no es fácil contemplar la perspectiva de los costes adicionales de personal. Pero también sabemos que, además de los riesgos que siempre son inherentes a la gestión de un campamento, pueden surgir riesgos únicos sin precedentes del año que acabamos de vivir y de la desafiante temporada de campamentos en la que estamos a punto de embarcarnos. Si queremos tener éxito, tendremos que asegurarnos de hacerlo bien.

Entrenamiento en un Entorno con Limitaciones de Tiempo

Además de los retos de la contratación, los campamentos también tendrán que hacer frente a la posible interrupción de sus programas de formación, en un momento en el que la formación es más importante que nunca. Si la temporada de campamentos es más corta, por ejemplo, o si es necesaria una formación adicional específica para la COVID-19, puede que no haya tiempo suficiente para completar toda la formación in situ. Preparar a los campistas y al personal antes del campamento para lo que pueden esperar, incluyendo la realización de algunas actividades de formación o incorporación en casa, puede ayudar a aliviar esa carga.

Entre otras cosas, será importante comunicar al personal lo siguiente:

  • Lo que pueden esperar. Incluya cualquier cambio con respecto a años anteriores, como los protocolos COVID-19, cambios a la descripción del trabajo, etc.
  • Lo que esperamos de ellos. Es probable que el personal tenga preguntas sobre las políticas de tiempo libre, incluyendo si pueden salir del campamento, cuáles son los protocolos en caso de que puedan hacerlo y qué actividades se permitirán en el campamento si no se les permite salir.
  • Cómo ha cambiado el campamento. La pandemia ha provocado un gran cambio filosófico en la programación de varios campamentos. Muchos campamentos pasarán de un modelo en el que los campistas abandonan su grupo de cabañas diariamente y eligen de forma independiente diferentes actividades, a otro en el que permanecerán juntos como grupo de cabaña durante gran parte de su experiencia en el campamento. Aunque esto presenta nuevas oportunidades para desarrollar relaciones más fuertes para los campistas y el personal, el nuevo modelo de funcionamiento también puede requerir un tiempo de adaptación.

Asegurarse de quién, exactamente, está realizando su formación es igualmente importante. Si parte de la formación es virtual, por ejemplo, ¿están sus proveedores actuales preparados para proporcionar esa experiencia? ¿O necesita nuevos formadores que estén dispuestos y sean capaces de adaptarse a la formación virtual? ¿Pueden otras organizaciones locales sin ánimo de lucro (la YMCA, por ejemplo) proporcionar apoyo para habilidades como el socorrismo? Recuerde que, aunque la formación virtual puede ayudar a aliviar parte de la presión, las normas de la American Camp Association (ACA) exigen que cualquier certificación acuática, de primeros auxilios o de RCP/DEA debe incluir al menos el 50% del tiempo del curso en persona para "la instrucción, la práctica y la evaluación de las habilidades bajo la supervisión directa de un instructor certificado de una organización certificadora" (ACA, 2021).

Incluso cuando pueda volver a contratar a personal experimentado y su base de conocimientos esté intacta, es posible que todavía el personal esté oxidado en la acción. Dejar tiempo para que el personal practique tanto las habilidades duras como las blandas será importante a medida que se acerque la temporada de verano.

En última instancia, lo principal que hay que recordar es que la formación es a la vez más crucial y más exigente que en años anteriores, así que presupueste y planifique en consecuencia. Si es posible, programe un tiempo adicional para la formación a un ritmo más lento para permitir que el contenido relacionado con la COVID-19 se incorpore a todos los temas tratados en la formación del personal. Además, los campamentos pueden querer incorporar más formación adicional a lo largo del verano para mantener las cosas frescas, pasando gradualmente de la práctica de habilidades a solo observación y guía a medida que avanza el verano.

Ninguno de Nosotros es el que Era

La pandemia nos ha cambiado a todos de forma real y profunda. Ya sea como resultado de la soledad y de la interrupción de las relaciones o del trauma por la pérdida, o las presiones económicas en casa, muchos de sus empleados y campistas estarán experimentando emociones que pueden afectar de maneras inesperadas cómo se conduzcan. Por si todas las consideraciones expuestas en los apartados anteriores no fueran suficientes, también habrá que pensar en el bienestar emocional y mental. ¿Hay consejeros de salud mental disponibles? ¿Con quién puede hablar el personal si está estresado? ¿Qué recursos se pueden proporcionar para el bienestar y la resiliencia emocional?

Sigue Siendo un Campamento… y Acampar es Genial

No olvidemos que el verano de 2021 será increíble. Tenemos toda una generación de campistas que nunca han necesitado tanto acampar. Nuestro trabajo es importante y cambia la vida. Si tomamos ahora las medidas adecuadas para asegurarnos de que es seguro, podremos conseguir que el campamento sea divertido, transformador y una experiencia óptima tanto para los campistas como para el personal. Teniendo en cuenta el año que acabamos de vivir, es seguro decir que no se merecen nada menos.


Referencia

American Camp Association (2021). First aid/CPR recognized certifications. ACA. Recuperado de ACAcamps.org/resource-library/accreditation-standards/first-aid-cpr-recognized-certifications

Antes de incorporarse a Redwoods, Katie formó parte del personal de la American Camp Association durante ocho años y, anteriormente, fue directora de campamentos de Camp Fire en la Costa Oeste. Se puede contactar con ella por correo electrónico en KJohnson@RedwoodsGroup.com.

Nativa de Pensilvania, Lauren Kennedy pasó más de 13 años en Florida trabajando con la YMCA, centrada en RRHH, gestión de riesgos y operaciones para la Y, incluyendo un campamento de 68 acres en el lago Winona. Se puede contactar con Lauren en LKennedy@RedwoodsGroup.com.