Promoción de la salud comunitaria mediante el uso de intervenciones no farmacéuticas (NPI por sus siglas en inglés)

Barry A. Garst, PhD
Tracey C. Gaslin PhD, CPNP, FNP-BC, CRNI, RN-BC
May 2021

Los campamentos de verano son una oportunidad para lograr un impacto positivo de por vida tanto en los campistas como en el personal. Durante el verano de 2020, la comunidad del campamento tuvo que superar muchos desafíos para brindar experiencias residenciales y/o de campamento diurno. El inicio de la pandemia COVID-19 resultó en regulaciones estatales inesperadas, nuevos requisitos de seguridad, cambios necesarios en las actividades, pérdida de ingresos financieros, barreras operativas y muchos otros obstáculos que superar. Los campamentos que operaron en el verano de 2020 proporcionaron valiosa retroalimentación y evidencia sobre su experiencia, para informarnos de cómo la comunidad de campamentos podría mejorar los programas y servicios en 2021 y más allá.

A continuación se presenta una revisión de las intervenciones no farmacéuticas (NPI) realizadas por los campamentos en 2020 y los aspectos más destacados de las NPIs más recientes para 2021: pruebas y vacunación contra COVID-19. Se destacan los beneficios de un enfoque de NPIs en capas para la operación exitosa del campamento, al igual que la necesidad del uso continuo de estas técnicas NPI para promover un ambiente de campamento saludable. Aunque no hay forma de prevenir completamente el COVID-19 o cualquier otra enfermedad infecciosa, estas NPIs demuestran ser un mecanismo eficaz al utilizar un enfoque en capas para mitigar el riesgo. Con base en la evidencia del uso exitoso de las NPIs en los campamentos, alentamos a los campamentos a que continúen utilizando las NPIs en todas las sesiones de campamento durante el verano de 2021. Si bien los estados pueden relajar algunos de sus requisitos, su responsabilidad sigue siendo la misma: promover y facilitar las mejores actividades de prevención posibles para la seguridad de toda la comunidad del campamento.

NPIs del 2020

A todos se nos ha exigido que utilicemos las NPIs en nuestra vida diaria. La buena higiene de las manos y los cubrebocas se han convertido en algo natural en cualquier lugar de nuestras comunidades donde nos reunamos. En 2020, recomendamos siete NPIs para campamentos (ver Figura 1).

FIntervenciones No Farmacéuticas (NPIs)

 

La Asociación de Enfermería de Campamentos (ACN por sus siglas en inglés) ha aprendido mucho sobre cada uno de las NPIs. Los cubrebocas siguen siendo fundamentales para minimizar la propagación de las secreciones respiratorias. Las recomendaciones actuales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) para los cubrebocas es que sean de dos capas, ya sean de tela o desechables, que se ajusten correctamente a la cara (CDC, 2021a). Ya no se recomienda el uso de polainas de cuello como una opción de cubre bocas, ya que son de una sola capa y, a menudo, están hechas de tela delgada.

La higiene de las manos es una segunda NPI más frecuentemente usada. La higiene de las manos puede realizarse con agua y jabón o con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol. Hemos identificado que el desinfectante de manos se usa con más frecuencia en campamentos debido a su accesibilidad. Sin embargo, si el agua y el jabón son más accesibles, estos se prefieren para limpiar las manos, especialmente si están obviamente sucias. Es importante enseñar a todos los participantes de los campamentos (es decir, jóvenes, personal y otros invitados) cómo usar desinfectantes de manos y asegurarse de que estén aplicando el desinfectante no solo en las palmas de las manos, sino también en los dedos (CDC, 2020a).

La desinfección fue una técnica de prevención clave descrita en 2020. El capítulo de la Guía de Campo de Ingeniería y Salud Ambiental describe parámetros importantes para las actividades de desinfección (EH&E, 2020). La Guía de Campo continúa fomentando las prácticas de desinfección que se centran en la frecuencia y las áreas de alto contacto. Una limpieza más frecuente y eficaz ayuda a reducir el riesgo de transmisión de fómites (es decir, materiales que portan infecciones). Por lo tanto, considere limpiar las superficies al menos a diario y en todas las áreas de alto contacto en su campamento. Las áreas de alto contacto generalmente incluyen mesas (por ejemplo, de comida, manualidades, actividades), pomos/manijas de puertas e instalaciones de baño (por ejemplo, duchas, lavabos, inodoros).

La separación en grupos fue la NPI más utilizada el verano pasado. La separación en grupos es el proceso de organizar la población del campamento en grupos pequeños y andar por el campamento también en grupos pequeños. El tamaño típico del grupo (cohorte) durante el verano de 2020 osciló entre ocho y 15 personas. Un factor importante con la separación es que los grupos no se mezclan durante el campamento, lo que permite un buen rastreo de contactos y limita el impacto si alguien se enferma durante la experiencia del campamento.

Tabla 1 - Uso de NPIs en el campamento 2020*

Tabla 1

* Garst, Dubin, Gaslin, Schultz, & Rodrigues (2021)

Otra NPI común utilizada en los campamentos durante el verano de 2020 fue el distanciamiento físico, que promovió un esfuerzo concertado para tratar de mantener a las personas a seis pies de distancia. Dado que la construcción de relaciones interpersonales es un elemento fundamental de la experiencia del campamento, nos dimos cuenta de que el distanciamiento físico sería una de las NPIs más difíciles de abordar. Sin embargo, los campamentos estuvieron a la altura de las circunstancias. Por ejemplo, muchos usaron recordatorios visuales para que los jóvenes, el personal y los invitados entendieran dónde los administradores del campamento no querían que las personas se sentaran, pintaron líneas en el césped para marcar áreas donde los grupos podrían funcionar, designaron lugares para picnic y servicio de comidas, y actividades y eventos escalonados (Association of Camp Nursing, 2020).

Dos NPIs esenciales adicionales que hicieron posible la operación de los campamentos en el verano de 2020 fueron la detección y la ventilación. Para los campamentos residenciales, la detección se implementó en tres fases: detección previa, detección inicial y detección continua. Para los campamentos diurnos, los períodos de detección inicial y continua fueron un esfuerzo combinado, ya que el personal y los campistas llegaban todos los días y requerían una evaluación diaria. La intención de la detección era ayudar a las personas a aumentar su conciencia sobre su estado de salud personal con la esperanza de que todos llegaran al campamento en un estado saludable. El conocimiento de la salud es esencial para la detección temprana de enfermedades, y pedir al personal y a los campistas que se autoevalúen diariamente para detectar los síntomas de COVID-19 permitió a los campamentos prevenir potencialmente la entrada de enfermedades al entorno del mismo. Los eventos de detección incluyeron las actividades comunes de medición de la temperatura y anotación de síntomas de COVID-19. Cada individuo realizó una evaluación previa antes de llegar al campamento, mientras que la detección inicial y la detección continua se realizaron gracias a los esfuerzos del personal de atención médica y del programa de los campamentos.

También aprendimos mucho sobre la ventilación en el verano de 2020. Si bien la ventilación fue un tema de conversación en la primavera antes de que comenzara la temporada de campamentos de verano, ahora nos damos cuenta de la importancia de tener movimiento de aire ambiental como un mecanismo para reducir la concentración en el aire de gotitas producto de la respiración (EH&E, 2020). Las formas en que los campamentos incorporaron ventilación incluyeron la creación de picnics al aire libre para el servicio de alimentos, el traslado de los servicios de salud a las carpas al aire libre y la limitación de las actividades de los campistas a aquellas que podrían ofrecerse al aire libre. Los campamentos que operaron y fueron entrevistados en 2020 y trasladaron todas las actividades al aire libre no informaron de casos de COVID-19 (Association of Camp Nursing, 2020). Se recomienda la ventilación como una NPI continua para los campamentos para ayudar a disminuir las secreciones respiratorias al abrir las ventanas de las cabañas, usar ventiladores de techo o cualquier otro mecanismo para crear movimiento de aire.

Las NPI son más efectivas cuando se usan concurrentemente. En 2020, las siete NPIs se promovieron como un esfuerzo colaborativo y coordinado. Continuamos discutiendo la importancia de “estratificar” el uso de NPIs. Es decir, se alienta a los campamentos a realizar exámenes de detección junto con el requisito de cubrebocas, higiene de manos, separación en grupos, ventilación, desinfección y distanciamiento físico, lo que crea un enfoque multifacético para mitigar el riesgo de transmisión de COVID-19 y otras enfermedades infecciosas. A medida que nos acercamos al verano de 2021, hay dos NPIs adicionales disponibles: pruebas y vacunación.

NPIs adicionales 2021

Las pruebas son el octavo NPI. La mayoría de los campamentos no tuvieron acceso a las pruebas de COVID-19 en el verano de 2020. Este año, los campamentos tienen una variedad de opciones de pruebas para usar con su personal y campistas (Harvard, 2020). Al considerar las pruebas, es importante tener en cuenta por qué un campamento está haciendo pruebas y cuándo debería hacerlo. Las pruebas se realizan con fines de detección, diagnóstico y mitigación. Las pruebas de detección se utilizan antes de la participación en el campamento por parte de los jóvenes, el personal y otros invitados que llegan al campamento en un estado saludable o que permanecen en un estado saludable durante la experiencia. Por lo tanto, las pruebas de detección deben realizarse en un momento oportuno para generar la mayor certeza sobre la salud de la población de su campamento. Las pruebas de detección repetidas se realizan con mayor frecuencia en campamentos que duran más de siete días, lo que permite una vigilancia continua del estado de salud de las personas que viven juntas. Para las personas que desarrollan síntomas de COVID-19, las pruebas de diagnóstico son una buena opción. Aquellas en contacto cercano con una persona enferma pueden beneficiarse de las pruebas de mitigación si corresponde.

Dos tipos de pruebas son las más apropiadas para el entorno del campamento: la PCR y la prueba de antígenos. La PCR sigue siendo el referente, pero ambas pruebas están destinadas a detectar la enfermedad COVID-19 activa. Para que las pruebas de detección sean útiles, un campamento deberá considerar el tiempo que lleva recibir los resultados de una prueba elegida. En algunos casos, esto puede significar que un campamento necesita realizar una prueba de tres a cinco días antes del inicio del campamento. Las pruebas serán más efectivas a través de una planificación proactiva, eligiendo el momento y el tipo de prueba, que satisfaga las necesidades de la población de su campamento.

La vacunación es la novena NPI. A medida que se extienden las vacunas en los EE.UU., Tenemos la esperanza de que la gran mayoría de los asistentes se vacunen para el campamento de verano. La vacuna COVID-19 nos ayuda a desarrollar anticuerpos (inmunidad) contra la enfermedad y, en última instancia, previene la transmisión a otros (CDC, 2021b). La investigación ha demostrado que las vacunas son efectivas y continúan sometidas a los escrutinios más rigurosos por parte de la FDA a medida que la vacuna se extiende a millones de personas (CDC, 2021c). ¡Esta noticia es muy alentadora!

Todavía circulan varios mitos sobre la vacuna COVID-19, y lo alentamos a investigar la evidencia que respalda el perfil de seguridad de estos medicamentos (CDC, 2018). Estos son los datos básicos sobre las vacunas COVID-19.

  1. Las vacunas son seguras.
  2. No dará positivo en una prueba de PCR o de antígeno después de la vacunación. Podría dar positivo en una prueba de anticuerpos porque la vacuna está trabajando para crear inmunidad contra la enfermedad.
  3. Si ha tenido COVID-19, aún debe vacunarse.
  4. Por lo general, necesitará dos semanas después de la última dosis para desarrollar una inmunidad total contra el virus.

Estratificación de NPIs

Ahora que tenemos nueve NPIs, queremos crear planes para el verano de 2021 que describan cómo los campamentos individuales utilizarán estas herramientas en conjunto. Hemos analizado el efecto de estratificación del uso de NPIs durante el año pasado (consulte la Figura 2). Establecer un efecto de capas significa que al sumar cada NPI podemos marginar el riesgo de compartir el virus COVID-19 y otras enfermedades infecciosas con otros.

Figura 2: Uso de capas de NPI con el enfoque el queso suizo para defensa de virus respiratorios

Defensa de Queso Suizo Contra Virus Respiratorios

Por ejemplo, cuando estratificamos de uso de cubrebocas para campistas y personal con una buena higiene de manos y luego limpiamos todas las áreas de alto contacto en el campamento, estamos haciendo grandes avances para eliminar la transmisión viral. Cuando aumentamos el movimiento de aire (ventilación) en nuestras áreas de programas y servicios al mover las actividades al exterior o al usar instalaciones bien ventiladas, promovemos el distanciamiento físico y hacemos que nuestros grupos de campistas vayan por las actividades en sus pequeñas unidades (grupos), estamos alejando al COVID-19. Agregar la prueba de COVID-19 a nuestros procesos de selección, tener personal vacunado disponible para servir y apoyar a los campistas promoverá un ambiente de campamento saludable en general.

Ahora es el momento de desarrollar o revisar su enfoque estratégico para mitigar el COVID-19 en el verano de 2021. Considere su campamento y cómo podría usar tantas NPIs como sean posibles para frustrar al COVID-19. Haga planes escritos que describan cada una de estas herramientas y cómo las integrará en las operaciones de su campamento. Les deseamos lo mejor a cada uno de ustedes en su lanzamiento al campamento de verano de 2021. La Asociación Estadounidense de Campamentos y ACN están aquí para promover la educación, los recursos y el apoyo mientras va por este nuevo mundo de campamentos en tiempos de COVID-19. Háganos saber cómo podemos ayudarlo.


Tracey Gaslin, PhD, CPNP, FNP-BC, CRNI, RN-BC, is the executive director of the Association of Camp Nursing.

Barry Garst, PhD, is an associate professor of youth development leadership at Clemson University and to date has served two terms as chair of the Association of Camp Nursing’s Research Committee.

Referencias

  • Association of Camp Nursing (2020). COVID and communicable disease guide. Bemidji, MN: CAN.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2018). Finding credible vaccine information. CDC. Recuperado de cdc.gov/vaccines/vac-gen/evalwebs.htm
  • Centers for Disease Control and Prevention (2021a). Use masks to slow the spread of COVID. CDC. Recuperado de cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prevent-getting-sick/diy-cloth-face-coverings.html
  • Centers for Disease Control (2021b). Understanding how COVID-19 vaccine work. CD.C Recuperado de cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/different-vaccines/how-they-work.html
  • Centers for Disease Control (2021c).Ensuring COVID-19 vaccine safety in the US. CDC. Recuperado de cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/safety.html
  • Centers for Disease Control and Prevention (2020a). How to select and use hand sanitizer (2020). CDC. Recuperado de cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/prevent-getting-sick/hand-sanitizer.html
  • Environmental Health & Engineering, Inc. (2020). Field guide for camps on implementation of CDC guidance. Recuperado de campnurse.org/education-and-resources/covid-19-considerations-for-camp/cdc-recommendations-for-camps-covid-19/
  • Garst, B., Dubin, A., Gaslin, T., Schultz, B., & Rodrigues, A. (2021). Camp health care practices following the onset of the COVID-19 pandemic in the summer of 2020. 2021 American Camp Association Research Forum Abstracts. Recuperado de ACAcamps.org/resource-library/research/aca-research-forum
  • Harvard University (2020). COVID-19 diagnostics in context. Recuperado de csb.mgh.harvard.edu/covid