Ayude a sus hijos a anticiparse a la hiedra, el roble y el zumaque venenosos

¡Atención, padres de campistas! El comienzo de la temporada de campamento está a la vuelta de la esquina. Ustedes han elegido el campamento perfecto y este es el momento de asegurarse de que su hijo está bien preparado. A pesar de que las listas para empacar tienen información excelente, existe un trastorno natural que a veces se pasa por alto en la planificación de primeros auxilios, sin embargo, a menudo importuna la diversión al aire libre de los campistas: la hiedra venenosa.

Este artículo pretende ofrecer información general sobre esta reacción alérgica frecuente y abordar las opciones más recientes en cuanto a prevención y tratamiento, incluidas las estrategias de sentido común para reducir al mínimo sus consecuencias en la experiencia de campamento de sus hijos.

Información general sobre la hiedra, el roble y el zumaque venenosos

La hiedra, el roble y el zumaque venenosos pertenecen a una familia de plantas que produce una de las reacciones alérgicas más frecuentes en Estados Unidos. La Academia Americana de Dermatología estima que aproximadamente de diez a quince millones de personas resultan afectadas cada año.

La reacción alérgica también se conoce como dermatitis por contacto producida por el aceite urushiol. El urushiol es un alérgeno oleaginoso que se encuentra en la savia de la hiedra, el roble y el zumaque venenosos. Cuando las personas entran en contacto con este aceite, este se adhiere a la piel en cuestión de minutos u horas, produciendo la respuesta alérgica típica de picor, inflamación, sarpullido y ampollas. Las reacciones pueden producirse por contacto directo con hojas o ramas partidas de plantas o por contacto indirecto tocando algo que tenga urushiol, por ejemplo, calcetines o ropa de cama, o por exposición a partículas en el aire producidas al quemar las plantas.

Su aspecto
No hay una manera sencilla de describir la hiedra, el roble y el zumaque venenosos. Las plantas crecen casi en todas partes en Estados Unidos, excepto en Hawai, Alaska y en algunas zonas desérticas del suroeste del país. Además, las plantas normalmente no crecen en alturas superiores a 5.000 pies. La presencia y estructura de cada planta varían por región y estación. Sin embargo, existen algunas características generales específicas de cada planta, que se describen a continuación, que pueden ayudar a sus hijos a evitar un encuentro.

La hiedra venenosa es la más corriente y extendida de las tres plantas. Presenta grupos de tres o cinco hojas que se caracterizan por tener bordes aserrados y ser puntiagudas. En otoño presenta colores vivos. La hiedra venenosa crece en forma de enredadera o como planta individual en el este, la zona del medio oeste y el sur del país, y como arbusto en las zonas más al norte y al oeste de Estados Unidos.

El roble venenoso tiene tres hojas y crece como arbusto en el este y el oeste del país, donde se encuentra más frecuentemente. La planta tiene flores blanquecinas de agosto a noviembre que se secan y pueden permanecer en la planta durante meses. Sus hojas también tienen colores vivos en otoño.

El zumaque venenoso tiene de siete a trece hojitas escalonadas y una en la punta. Crece como arbusto o árbol pequeño y se encuentra, sobre todo, en el este de Estados Unidos, principalmente en cenagales y pantanos.

La importancia de estar preparado

Todo el mundo está familiarizado con el consejo de evitar las plantas. A veces, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando se trata de niños aventureros. Incluso en este caso, se pueden tomar medidas para reducir al mínimo las posibles consecuencias de la hiedra venenosa en las aventuras al aire libre de sus hijos. Aquí tiene unas recomendaciones importantes:

  1. Eduque a sus hijos sobre el aspecto de las plantas y recomiende que las eviten.
  2. Siempre que sea posible, aconséjeles que se pongan pantalones largos y camisas de manga larga cuando salgan a zonas en las que pueda haber hiedra, roble o zumaque venenosos.
  3. Aconséjeles que se pongan una crema que sirva de defensa contra la hiedra/el roble venenosos en las áreas del cuerpo expuestas antes de salir al aire libre para reducir el riesgo de brotes alérgicos. Se vende un producto que también contiene filtro solar con protección 20 (SPF 20) para obtener doble protección.
  4. Dígales que laven con cuidado todas las áreas del cuerpo expuestas al regresar al campamento, teniendo especial cuidado al quitarse la ropa, que en ocasiones puede ser la portadora principal del aceite urushiol. Se recomienda usar líquidos/cremas limpiadoras diseñadas especialmente para eliminar el urushiol con el fin de disminuir el riesgo de reacciones alérgicas.

Tratamientos

Incluso los niños cuidadosos pueden resultar víctimas de las reacciones a la hiedra venenosa. Después de un brote alérgico, la enfermera que lo atienda puede elegir entre una gran cantidad de tratamientos sin receta, tales como las lociones de calamina o la hidrocortisona, que calman el picor temporalmente pero no eliminan el urushiol. En casos graves en los que el sarpullido cubre más del 10% del cuerpo, la mejor solución son los esteroides obtenidos con receta médica.

Muchos casos de alergia leve o moderada a la hiedra venenosa se pueden tratar eficazmente con una nueva clase especial de limpiadores postsintomáticos, especialmente formulados para eliminar el aceite urushiol tras adherirse a la piel con el fin de aliviar el picor y la irritación. Estos limpiadores son los primeros  que tratan el origen de las reacciones alérgicas de hiedra venenosa, eliminando el urushiol de manera segura y eficaz.

Resumen

Este artículo ha ofrecido información general de alto nivel sobre la hiedra, el roble y el zumaque venenosos con tratamientos y consejos preventivos para poner en práctica con su familia este verano y en el futuro. Existen recursos innumerables y ensayos que profundizan en datos más específicos. Como suele ser el caso, una búsqueda en Internet es la mejor manera de empezar.

Cadey O’Leary Hershoff es presidenta y fundadora de Cade Laboratories, fabricante de la línea de productos büji™ para el remedio y la protección contra la hiedra y el roble venenosos. Puede ponerse en contacto directamente con ella en coleary@cadelabs.com.

Creencias comunes sobre la hiedra, el roble y el zumaque venenosos

  • El sarpullido de hiedra venenosa es contagioso.
    El sarpullido de hiedra, roble y zumaque venenosos no es contagioso. Es una reacción al urushiol y no se puede contagiar de persona a persona después de que el urushiol se adhiere a la piel.
  • Rascar las ampollas de hiedra venenosa hará que se extienda el sarpullido.
    El líquido de las ampollas no hará que se extienda el sarpullido porque en ese líquido no está presente el urushiol. Sin embargo, rascar las ampollas puede producir cicatrices o infecciones debido a las bacterias debajo de las uñas.
  • Tras la primera reacción a la hiedra venenosa, las personas están inmunizadas frente a futuras reacciones.
    Aunque no todo el mundo reacciona a la hiedra venenosa tras la primera exposición o las siguientes, las personas generalmente se hacen más sensibles con cada exposición y pueden tener reacciones más graves. Se estima que el 85 por ciento de la población es alérgico a estas plantas.
  • Las plantas muertas de hiedra venenosa no son tóxicas.
    El urushiol puede permanecer activo, incluso en las plantas muertas, hasta cinco años después. Nunca queme estas plantas, ya que el urushiol transportado por el aire puede resultar mortal.